Fauna

Las comunidades vegetales mencionadas en la parte Flora tienen una gran importancia también cuando queremos describir la Fauna del P.N. Conguillío, ya que constituyen los diferentes “hábitat” de ésta.

Sin embargo una especie determinada no sólo vive ligada a una única comunidad vegetal, sino muchas veces ocupa diferentes espacios para diferentes actividades vitales, por ejemplo un lugar poblado de quila y sotobosque puede ser útil para nido y crianza, pero es la estepa altoandina el lugar que procura el alimento.

Nos hemos preguntado alguna vez ¿cuántos pumas (Felis concolor) caben en el Parque Nacional Conguillío?

Suele ser lugar favorito para “liberarlos”… pero caben tres o diez familias? No se sabe a ciencia cierta, es un estudio que está pendiente.

Sin embargo sabemos que el hecho de proteger la vegetación nativa en un área tan  extensa como lo son las 60.000 há del Parque, permite que se puedan conservar también importantísimas cadenas tróficas, al final de las cuales se encuentra el puma, como el mamífero carnívoro de mayor tamaño aquí presente.

¿De qué se puede alimentar el puma aquí?

El Parque Nacional Conguillío se caracteriza por su riqueza en pequeños roedores, entre los cuales podemos mencionar al ratoncito lanoso (Akodon longipilis), a la lauchita de los espinos (Oryzomis longicaudatus) y al tunduco (Notiomys acronix).

Abundan también, siendo animales introducidos, las liebres (Lupus europaeus) y los conejos (Oryctolagus cuniculus).

De los ungulados nativos sólo está el pudú (Pudu pudu), ciervo enano .

Predan tanto sobre roedores, liebres, conejos y ciervos, los zorros, particularmente el zorro andino  o culpeo (Dusycon culpaeus). El zorro chilla (Dusycon griseus domeykanus) es más escaso y vive en las zonas más bajas.

También algunos pequeños carnívoros forman parte de los habitantes del Parque, entre ellos la huiña (Felis guigna), el quique  (Galictis cuja cuja) y el chingue (Conepatus chinga chinga).

Notable es la invisible presencia de un marsupial endémico chileno, el monito del monte (Dromiciops australis australis), emparentado con los australianos y relicto de naturaleza gondwanica.

Al atardecer el errático zigzaguear de los murciélagos, principalmente el gris (Lasiurus cinereus villosissima) y el común (Tardarida brasiliensis), responsables del equilibrio entre los insectos, hace olfatear el cielo al puma, pero sólo podrá cogerlos si los encuentra en invierno hibernando colgados de alguna rama…

Ilustraciones: Rodrigo Verdugo Tartakowsky


http://www.rodrigoverdugo.cl/